LAS SONRISAS DE GABO EN BUCARAMANGA


 

 

DEFINITIVAMENTE HAY QUE REIR, LA NUEVA EXPOSICIÓN PICTORICA DE HERNANDO VERGARA

EN BUCARAMANGA (NORESTE DE COLOMBIA) EN EL TRIGÉSIMO QUINTO ANIVERSARIO DEL NOBEL

Canarias, (España). Qué mejor que una sonrisas para conmemorar algo grande: por ejemplo, el trigésimo quinto aniversario del acto de entrega del Premio Nobel de Literatura, el 10 de diciembre de 1982, al mejor escritor colombiano de todos los tiempos, y el más universal de la lengua Castella después de Cervantes, a Gabriel García Márquez.

Así lo hará la ciudad de Bucaramanga, capital del departamento de Santander, al noreste de Colombia a partir de este viernes 1 de diciembre, es decir, a nueve días antes de la efemérides. Y lo hará de la mejor y más original manera posible: mostrando las más sutiles de las sonrisas del autor de Cien años de soledad, gestos de satisfacción y de optimismo, que el artista bogotano,Hernando Vergara Amaya, supo retener en sus retinas en su trabajo que compartieron, hombro a hombro, al término de cada novela, para luego llevarlas al lienzo e inmortalizarlas en esta exposición de la Casa del LIbro Total, (Calle 35, número 9- 81 de Bucaramanga). Vergara fue durante todo este tiempo el diseñador de la obra Gabo para las ediciones de la obra Gabo de la editorial Oveja Negra.

De esta manera Vergara regresa a Bucaramanga después e haberlo hecho hace apenas unas semanas con motivo de los circuitos artísticos comisariados por el maestro Jaime Ruiz de Espacio Compartido.

Esta vez Vergara lo hace con el investigagador cultural Carlos Prada Hernández, de Montajes Museísticos, quien se refiere a la muestra y al artista, en los siguientes término:

DE LA OVEJA NEGRA A GABO

No es casualidad que este artista colombiano, oriundo de Bogotá Colombia (1953) haya sido seleccionado en 1981 por la Editorial Oveja Negra -que en aquel entonces manejaba la obra del periodista Gabriel García Márquez- para ilustrar una de las carátulas de la obra del Nobel,... y más bien puede leerse como causalidad, del trabajo que desde sus inicios ha realizado Hernando Vergara a quien, juiciosos, seguimos desde sus primeras exposiciones en 1975 y del que vislumbramos un trabajo coherente con su inquietud por la semiología, pues gracias a ella ha podido estudiar la gran cantidad de sistemas de signos, que el aracateño usa en su lenguaje lo que hace universal su obra. La libertad que ha gozado para el diseño en lo visual y su particular modo de expresar su sentir con la pintura y otras disciplinas artísticas le permiten con fortuna ser el más prolijo autor de carátulas en el legado de nuestro querido Gabo.
A medida que avanza en su trasegar por el mundo del premiado escritor muestra la clara concepción de la obra de arte con un dinamismo expresivo intenso y va multiplicando sus audacias con la seguridad del artista, no hay espacio para indecisiones y no teme que alguna de sus composiciones se derrumbe o que los colores fuertes y violentos de ésta se conviertan en agujeros que no pueda tolerar.
Hay una interacción entre la pluma de uno y la paleta del otro, que se convierte en una relación estrecha y persistente, como debe ser. Podemos concluir que fue el azar, la providencia o el destino, pero el sedazo de la historia es justo y al igual que con Garcí­a Márquez, ha puesto en sitio de honor a Hernando Vergara.
Carlos Prada Hernández. Investigador Cultural. Bucaramanga Colombia. Diciembre de 2017


Sin comentarios