Carlos Duque (60 años de Coopertivismo): Fuerzas ajenas al cooperativismo evitan que éste se desarrolle plenamente en Colombia

06 Dic 2016

Bogotá, Colombia. Sin señalar con el dedo, pero advirtiendo que se perciben presiones en el momento en que las empresas cooperativas ganan terreno frente a diferentes competidores Carlos Duque puso el dedo en la llaga.

Son 60 años de cooperativismo que lleva este robusto hombre en sus hombros, muchas experiencias acumuladas que le permiten hablar con autoridad sobre la realidad de la economía social en colombiano y de muchos lugares del mundo que visitó para conocer cómo se desarrolla el modelo asociativo.

carlos-duque1Carlos Duque habla sin desparpajo sobre lo que falta, lo que ve y lo que afecta el desarrollo de las empresas cooperativas colombianas. Se lo permite su experiencia, y a pesar de que se encuentra alejado de los cargos directivos de otros tiempos se mantiene informado.

Desde una legislación, con una reglamentación deficiente, poca inversión de recursos en la vigilancia y control, a pesar de que existen los recursos aportados por el mismo sector y un claro favoritismo en el momento de aplicar políticas de estado, en momentos en que se necesita respaldo, son apenas algunos de los síntomas que se evidencian cuando se requiere del apoyo o acompañamiento para el fortalecimiento de las cooperativas, muchas de ellas fundamentales para su región de incidencia.

Existe un claro desconocimiento de la mayoría de los funcionarios sobre el modelo asociativo y solidario, y si a ello se suma que se regula el mercado para una competencia del capital y las normas están diseñadas para reducir la ventaja competitiva del cooperativismo, retrasar su desarrollo e incluso evitar la competencia de otros sectores se manifiesta en una legislación arcaica y decisiones algo inclinadas señaló el ejecutivo.

Duque dijo: “Desafortunadamente nosotros hemos tratado con muchos gobiernos para que se haga una política de desarrollo cooperativo, pero esto no ha sido posible”.

“Aquí el sector solidario y sobre todo lo que yo he conocido de las cooperativas de ahorro y crédito han sido muy limitadas en su crecimiento por fuerzas externas a ellas mismas, aquí hay muchas formas de frenar el crecimiento y desarrollo de las cooperativas. Nosotros tenemos ejemplos muy dicientes porque teníamos un movimiento cooperativo que tenía mucho desarrollo en los años ochenta y noventa. En ese entonces prácticamente nos crearon una crisis. En este país los gobiernos nunca han dejado fracasar un banco, son muchos los ejemplos que hay y sin embargo el Gobierno dejó acabar de la noche a la mañana tres bancos cooperativos y uno de ellos se lo vendieron al sector bancario de una forma en que uno lamenta cada vez que se acuerda de esto. Entonces usted entiende que hay muchas fuerzas extrañas que impiden que haya un desarrollo cooperativo verdadero”, dijo.

Carlos Duque señala que la discusión no está en el modelo económico, pues la libre empresa forma parte de los objetivos del modelo cooperativo, en el desarrollo del individuo, pero sí cuestiona la forma como son redistribuidos los recursos estatales y de los cuales muy poco , por no decir nada llega a las empresas de la economía social.

“Si usted mira en el presupuesto nacional cuáles son los recursos de la Superintendencia de la Economía Solidaria o de la institución que hace el fomento cooperativo, eso no aparece ni en una línea del presupuesto nacional, no representa ni el cero punto cinco por mil (0,0005). Entonces así es imposible, entonces el Estado no está dando una retribución justa al desarrollo de todos los sectores económicos del país”.

carlos-duque2Duque insistió en que si existen fuerzas que cuando las entidades cooperativas van en crecimiento ejercen presión, aparecen normas, funcionarios, entidades gubernamentales que empiezan a hacer todo lo posible porque este desarrollo no continúe y haya fracasos. “Aquí cuando una cooperativa fracasa hacen el escándalo más grande, porque en esto también tienen mucho que ver los medios de comunicación, pero cuando un organismo diferente tiene un fracaso, no tiene ni una línea de noticia y nosotros tenemos muchos ejemplos recientes que en vez de los organismos del gobierno de ayudar a las empresas cooperativas que tengan dificultades, porque las tienen como cualquier empresa, reciban esa ayuda oportuna del Estado y lo que reciben es un acta de defunción”.

Muchos países ya lo entendieron

Carlos Duque recordó que los países más desarrollados se han apalancado en el modelo cooperativo y solidario para desarrollar sectores estratégicos, fortalecer su tejido social, suplir debilidades en sus programas de asistencia y generar economías sanas con múltiples alternativas de mercado.

Conocedor de primera mano del caso Suizo, Duque no se limita a señalar que ahí el apoyo estatal es evidente para el cooperativismo y enumera los casos de Alemania, Holanda, Canadá, Francia y el mismo EEUU ejemplos de acompañamiento y promoción al modelo. Esto ha permitido no solo que se acumulen recursos y reservas, si no que se genere empleo para mucha gente, grandes desarrollos territoriales, con servicios de salud cooperativa, mutual mientras que en Colombia todavía no se ha hecho el esfuerzo.

Por último Carlos Duque pidió, como ha hecho durante estos 60 años, que se construya una política de estado. “Aquí creen que dictando una política general del cooperativismo, que no es el camino.- Si es bueno que exista una ley- pero ésta debe estar reglamentada y permitir que cada subsector del cooperativismo se desarrolle de acuerdo a su naturaleza, porque no es lo mismo aplicarle unas normas legales a una cooperativa de salud a una cooperativa de trabajo a una cooperativa agrícola, de vivienda o una de ahorro y crédito. Cada una de estas organizaciones necesita una forma especial de desarrollo. Y esto no ha sido posible”.

Es necesaria una ley cooperativa que permita que cada subsector del cooperativismo se desarrolle de acuerdo a su naturaleza, porque no es lo mismo aplicarle unas normas legales a una cooperativa de salud a una cooperativa de trabajo a una cooperativa agrícola, de vivienda o una de ahorro y crédito. Cada una de estas organizaciones necesita una forma especial de desarrollo particular.